Estoy bien…

 

hnuij

 

Hace unos meses llegue a estar tan rota por dentro, era como una pieza de cerámica que se había hecho añicos, con miles de sentimientos pasando por mi cuerpo, mente y corazón, pensando de nuevo estoy aquí cayendo en la desilusión en el desamor y en el engaño. Como es posible llegar a querer tanto y de un día para otro cambiar de opinión, quería sacarlo de mi mente y de mi corazón así como el lo hizo, pero lamentablemente no fue tan sencillo.

Llore, llore tanto que podía llenar la laguna de Chapala, siempre lo hacia estando sola, o por las noches ya que todos dormían. Lo que más duele es la ilusión que forme viviendo con el, el pensar que estábamos construyendo juntos un proyecto de vida, jamás de verdad creí que esto fuera a acabar así tan de la nada. Juro que en estos momentos desconozco al hombre con el que viví un par de años, ahora es tan cierta esa frase “nunca terminas de conocer a las personas”. No se si se canso de fingir, o simplemente se canso de mi.

Pero lo más lamentable es que al contar mi historia me di cuenta de las miles de historias que hay similares a la mía, de un día a otro se termina el amor y aquí entra mi duda ¿El amor es desechable? tal parece que para muchos si. Para mi el amor es compromiso, es respeto, es admiración, es ayudarse en todo momento, es aceptarse tal cual eres, es chiquearse, es apoyarse en decisiones, es estar y no desertar.

Viví semanas pensando en si se iba a quedar o si se iba a ir, por que así me tenia en la duda constante que duele más que la partida, hasta que un día algo en mi despertó y me dijo: “Que venga lo que tenga que venir, si esto termina solo pido fuerzas para salir de esto, se que no merezco estar como estoy”. Esa voz que escuche en mi interior se llama amor propio y fue el que me ayudo a ponerme firme y hacer que el tomará una decisión para saber si continuariamos con la relación.

Puedo asegurar que si esto me hubiera ocurrido en otro momento de mi vida, me habría hundido completamente, pero esta vez no fue así hoy doy gracias por todo lo que me está ocurriendo, por como se fueron dando las cosas, por aquel día en el que me levante y dije hasta aquí, y solo pedí a Dios que me diera las fuerzas necesarias para salir de este vado por el que estaba a punto de entrar. El camino ha sido duro, voy a terapia y eso me ayuda a sanar y a comprender que no fue mi culpa, me ayuda a entender lo que valgo y lo fuerte que he sido, por que muchas personas deciden quedarse tal cual están y vivir el resto de sus vidas infelices, yo se que esto pronto pasará que un día despertare y no sentiré absolutamente nada, ni dolor, ni tristeza, ni coraje, mi alma está libre.

Hoy entiendo que solamente de mi depende mi felicidad, yo decido si quiero seguir sintiéndome mal, o prefiero disfrutar de lo más hermoso que tengo que se llama vida.

 

Claudia Ureña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s