Vida

 

“Me siento como un gato, he vivido más de una vida contigo, sin ti, juntos, separados, alejados y cercanos; con café y tequila, limones y heridas, sal en las llagas y amor en los labios.

¿Y preguntas, si le temo a la muerte? Amor, témele a una vida no vivida”.

Frida Kahlo.

Por ahí dicen que la vida no es una novela que se nos impone, si no una novela que inventamos. hace unos días me preguntaba si el destino realmente existe, muchas personas podrán responder que si y otras te podrán decir que no, que lo que realmente vas obteniendo en la vida será gracias a todas las decisiones que tomamos y a las acciones que vamos haciendo.

Hablando más filosóficamente, Mounier (1965, 43)  escribió : “Querer vivir a cualquier precio, es aceptar un día vivir al precio de las razones de vivir. Solo existimos definitivamente desde el momento en que nos hemos constituido un cuadro interior de valores o de abnegaciones contra el cuál, sabemos, ni siquiera prevalecerá la amenaza de la muerte”. Porque la calidad de la vida es más importante que la vida misma.

La vida es un regalo que se nos dio, y como todo buen regalo tu decides como cuidarlo, realmente lo único que te llevas de este mundo son las cosas que no son materiales, experiencias, alegrías, tristezas, amor y recuerdos.

 

Si bien vivimos en un mundo lleno de valores, de reglas y de pasos para seguir creciendo, pero ¿Quién dijo que esos pasos, son lo que se deben seguir? porque siempre hacemos caso a todo lo que nos dicta la sociedad y dejamos de ser nosotros mismos por no quedar mal.

Te tengo una mala noticia, ya quedaste mal con alguien por hacer “las cosas como deben ser”, por no seguir tus sueños, por no hacerle caso a lo que dicta tu corazón y sobre todo por parar de creer en lo que realmente eres. A la primer persona que le has fallado es a ti.

Comencemos a darnos calidad de vida, a seguir con nuestros sueños y parar con todos los estereotipos que nos han impuesto, persigue tu felicidad y no la dejes ir. Como dice Frida témele a una vida no vivida, témele a nunca haber entregado tu corazón por completo, témele a nunca haber caído, témele a nunca equivocarte, porque en todas esas “cosas malas” siempre se encuentra al final de cada una de ellas, una enseñanza y esa enseñanza es mejor conocida como vida.

Rompe con todos tus miedos, a lo mejor al principio no será fácil, pero en el proceso te darás cuenta de todas las cosas de las que eres capas, todos somos libres de vivir nuestra vida como nos de la chingada gana, es solo cuestión de creerlo y hacerlo.

Claudia Ureña.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s